Buscar en este blog

domingo, julio 25, 2010

Inventario

La decadencia hecha visible en el momento de esplendor; la ruptura de los vidrios pintados y aún frescos; el hiriente crepitar en la hoguera de los libros que ni llegaron a imprenta; las raíces muriendo de inanición en tierra que poco a poco deja de ser fértil; los sueños inconclusos porque el soñador quedó insomne; la extinción de esas maravillosas aves nonatas que habitaban en el mañana; y las manos, las manos suaves que se vuelven piedra y dejan de acariciar la infinidad del tiempo; todo eso que poco a poco deja de ser antes de haber completamente sido.

No hay comentarios.: