Buscar en este blog

miércoles, julio 14, 2010

¡HORROR!

El odio engendra odio. La intolerancia, aún más intolerancia. Es una cadena circular, viciosa e inútil, donde todo lo positivo que potencialmente podría crearse, es asesinado; donde todo lo que nace es rencor, nacen sólo insultos pero jamás nuevos mapas para los caminos a recorrer.
Y lo más triste es que los intolerantes parecen haber olvidado, haber perdido la memoria en el devenir histórico. ¿Acaso no recuerdan que ayer ustedes ardían en las hogueras? ¿Acaso no recordás, vos, muchacha, que ayer eras una mera propiedad privada -privada de toda libertad- de individuos que te vendían, que te compraban, que te ataban a la monotonía cruel de ser objeto?
Fuimos brujas, fuimos cosas; fuimos idiotas, fuimos agujeros.
Fuiste hereje, vil pecador; fuiste un señalado de Dios -tu dios-
Fuiste asesinada, masacrada por tu origen, por tu apellido, por tu color de piel. Asesinada por ese al que amás, sindrome de Estocolmo hasta las últimas consecuencias.
Y quizás solo seas otra víctima, a la que le inocularon el odio y a partir de sólo pudo reproducirlo. A la que le borraron la memoria con mentiras, con ilusiones, y a partir de ahí solo pudo mentir. A la que le velaron la mirada y a partir de ahí jamás volvió a mirar, se dedicó a cegar.
Pero no creo que todos sean víctimas. Un par de reprimidos seguramente, pero sólo un par. También hay asesinos, perpetuadores de violencia. Y el cambio ¿asusta? Pero claro ¡Implica mostrar que los que parecían inocentes, cargados de bondad están manchados de sangre, son culpables, horribles mounstros!
Si cambian las leyes, puede develarse tu crimen, puede ser visible tu hipocresía. Si nos movemos, podés perderte, quedarte atrás, caer en el mismo olvido en el que sumieron tu pasado.
Asesinos de la lógica -que discuten con argumentos falaces- gritan, marchan, imponen lo de siempre, lo "natural" que de natural no tiene nada, que en todo caso es simplemente ancestral.
De todos modos ¿Qué importa todo esto? ¿Qué importa lo que diga yo, yo: mujer -que es esclava, que no tiene derechos civiles, que es solo cosa cosa cosa- destinada a procrear, solo a eso, mujer que tiene prohibido pensar? Ah ¿Cómo dices? ¿Que ya soy libre, que ya puedo hablar? ¿Qué tengo voz para decir lo que pienso, lo que siento y me van a respetar? Entonces no sé qué estamos discutiendo. Si yo soy libre, si yo soy igual porque en algún momento ¡después de tanta lucha! se puso fin a la falta de mis derechos... llegó el momento de volver a hacerlo, con aquellos que AHORA lo reclaman.
El futuro ya llegó

No hay comentarios.: