Buscar en este blog

viernes, julio 09, 2010

Autre

Sepa usted disculpar(me) -estasmolestiasocasionadas- fue el efecto dominó. El golpe me derrumba y para no caer en vano quiero golpear yo, pero lo que no comprendo instantaneamente entre tanta furia y descontrol es que en vano golpearé, porque después no habrá nada más que tu pregunta, tu ¿Para qué? que es idéntica a la mía.
Ahora sabés, entonces, que para qué, para nada. Es reflejo (otra vez, estúpido campo semántico especular), es reflejo igual de idiota; es hacer eso mismo que detesto.
Sepa simplemente usted que nada deseo invadir. Tu lugar bien merecido lo tienes; no hay nada que me corresponda a mí. No hay nada que pretenda, no soy como eso, el espejo entonces se rompió. Vengo en son de paz aunque en el fondo es guerra para todos menos para eso que invado sin invadir realmente. ¿Me expliqué? Claro que no. Solo hacía mi descargo. Mi más sentidos pésame (nada está muerto más que mi coherencia), todo esto es culpa -sin dis- de una infinita otra que no cesa de reclamar lo que jamás apropió (estoy enredada, maldición). Por eso, nada más. Quiero derramar medicina que me dan, quiero darla-la-la. No inyectarsela-la-la a usted. Daños colaterales siempre hay.
Sepa -no es mi intención la misma que la de l'autre- una vez más, disculpar.

1 comentario:

FONTY dijo...

tu blog se ve bien!

por cierto,
si necesita encontrar fuentes únicas, puede ir a nuestra página web.
saludos cordiales;