Buscar en este blog

sábado, junio 05, 2010

Crónicas letrosas: el efecto de TYAL.

Si hay algo que me fascina de las casas ajenas (sobre todo de las personas con las que tengo confianza) es observar sus bibliotecas y pedir prestado algún que otro título. Imaginen mi admiración al ver, tanto en la biblioteca de mi novio como en la de mis suegros, libros hermosos, interesantísimos, deseables.
Pedí prestado entonces Otra vuelta de tuerca (The turn of the screw) de Henry James. Si, del mismo autor que usé para mi primer respuesta del parcial de Teoría y Análisis literario. De pronto, leyendolo, me encontré pensando "claro, acá, cuando retrasa la puesta en escena de la información, utiliza un procedimiento para crear intriga y suspenso, tal como analizó Barthes en el cuento de Valdemar, de Poe" o también "oh, la repetición de la palabra indecible no es casualidad, en esta nouvelle (por supuesto que esto es una nouvelle) tanto lo indecible (el misterio constante respecto a lso fantasmas, el pasado de los personajes, lo que no cuentan) como lo indecidible (ambigüedad siempre presente ¿Quint era un pedófilo o simplemente una mala persona?) juegan un papel importante ¡de nuevo como en el cuento de Poe!. También evocaba a los teóricos de Panesi, al ver ciertas connotaciones sobre una relación "algo más que amistosa" entre la maestra y la ama de llames ¡Como se daba con el maestro y el joven escritor en La lección del maestro! ¡O con los personajes de La figura en el tapiz!. Y sin ir más lejos, ciertos manejos del código cronológico me recordaban al trabajo práctico del cuento de Borges.
Me sorpredía ver cosas así sin esfuerzo, me sorprendía que tales pensamientos, sobre todo lo de los códigos del enigma, de lo indecible, e incluso del tabú (al no nombrar ciertos nombres, al evitar hablar de la muerte, de las razones por las que echaron al pequeño Miles del colegio, etc). Pero sin lugar a dudas, nada me sorprendió mas que terminar el libro, y en el anexo de "actividades para hacer luego de la lectura (era una edición para uso escolar, pero sin censura alguna) apareciese el siguiente título: "El papel del crítico literario". Y debajo de él, unos parrafos en donde se hablaba ¡justamente! de la utilización de ciertos procedimientos para generar misterio, del contraste entre el mundo de lo infantil y lo adulto (uy ¡dejé pasar esos dos ejes, maldición!), del papel del narrador, de las actividades de los personajes... ¡Era hasta emocionante!. ¿Sobredosis de TyAL? Maybe.

Me habían dicho que Letras es una carrera que te enseña a "leer". No sé si será cierto o no, pero empiezo a notar que leo diferente. Y hacerlo casi naturalmente, sin obligación académica, es algo que me pone contenta ¡El esfuerzo vale la pena!

2 comentarios:

Fucking Princess dijo...

Casas ajenas♥ Biblioteca♥ ;D
Un beso mujercita!

Cassie Ainsworth dijo...

En este momento estoy leyendo "Otra vuelta de tuerca". ¿Viste la película basada en el libro? Es buenísima. Se llama "The inocents".

Me das muchas ganas de estudiar letras que es mi proyecto a futuro aunque no se si hacer una simultaneidad o empezarla cuando termine edición.
Un beso!