Buscar en este blog

jueves, junio 10, 2010

Automatismo

El tiempo es agua. Se escurre. No, no no. De pequeños, un año era una eternidad. Ahora un año es nada, estamos a lunes y de nuevo es domingo. ¡Qué automáticos nos volvemos! Siempre igual, cuatro cuadras sin reconocer rostros, las mismas monedas girando y la misma hora comiendo calles y palabras. Pocos momentos nos sacan de la maquinaria tenebrosa, y justamente esos, eternos, hacen que sepamos diferenciar un día de otro, un mes del siguiente o del anterior.
Qué robóticos nos ponemos, qué programados. Caminando ciegamente hasta el abismo sin mirar a los costados; esperando sin saber un corte de luz que nos deje destrozados.

1 comentario:

Fucking Princess dijo...

Muy cierto todo!
Pero mal estamos robotizados! Mira, ya estamos a mitad del año! D: