Buscar en este blog

viernes, diciembre 25, 2009

Claustrofobia

Son las horas, apenas, las que nos separan y sin embargo, te extraño. Es incómodo, genera esa sensación de no saber que hacer si no estás, si no sé que en un rato voy a encontrarte, lo que sea. Resulta molesto, agobiante. Es estar lleno, sin espacio para nada más, de tu ausencia. Claustrofobia de estar encerrada en un día sin vos. Y de pronto quieren empezar las agujas a clavarse en el alfiletero sanguíneo, que sin embargo ya no funcionan. A veces aparece alguna, como un flash momentaneo de paranoia en soledad, que se termina disipando cuando aparecés. Pero las de antes, claro, ya no funcionan. Ni siquiera inspiran.
Buscando encontrarte me meto en los pantanos sobre los cuales, después de tanto hundirme, ahora vuelo. Porque sé que te hallaré en el perfume de mi ropa, en los sueños o en la canción de The Office sonando a la mañana, con tus palabras, con los fragmentos de tu amor.
Un rato más, horas más de claustrofobia quedan. Y luego, el aire que regalás.

1 comentario:

andyputo dijo...

me voy a dar x aludido y decirte que sos hermosa :)