Buscar en este blog

jueves, noviembre 19, 2009

You pretend you're anything just to be adored.

Los historiales de msn son un peligro gente ¡Ojo con lo que dicen! A ver si algún día se publican y queda escrachada toda la hipocresía y falta de coherencia que vomitan, con tal de parecer interesantes y ser algo que resalte.
Dejensé de joder, en la vida hay que ser uno mismo, no clones de mediocres maquillados de líderes. Si después de todo querer resaltar es otro modo de buscar esa aceptación de la que tanto reniegan. ¿No eras rebelde? Entonces hacé tu vida. Rebelde hoy por hoy es el que se muestra en público tal como lo hace en privado, el que actúa con fundamento y convicción, no por deseo de pertenencia o de causar estupor.
¿De que te sirve dártelas de comunista, si después querés moler a golpes a los que te cortan la Panamericana por el conflicto de Kraft? ¿Qué ganas diciendo que los militares hicieron lo que tenían que hacer, si después llorás con un documental sobre desaparecidos?
Rebelde era Sócrates, que por nunca callarse terminó condenado. Rebelde era Copérnico, que se animó, convencido, a plantear un sistema planetario totalmente distinto al aceptado desde la época de Aristóteles, y que, para colmo, se oponía a la poderosa iglesia de la época.
Rebelde no es el que se pone palabras en la boca porque cree que así suena instruído y crítico, cuando no terminó de leer ni un libro de los filósofos y líderes que defiende. Rebelde no es el que idolatra a un ídolo de papel, que dice detestar a la sociedad y termina mostrandose perfectamente incluído en ella. Rebelde no es el que defenestra el órden establecido, pero día a día se somete a él en lugar de buscar un cambio. Rebelde no es el que se muestra insensible y contrario al pensar común, llegando al límite de lo cruel, pero no sabe fundamentar el porque de su pensar.
Rebelde tampoco será jamás el que desencaja no por naturaleza, sino por afán de llamar la atención. El que por tanto diferenciarse, termina volviendose igual al resto de los diferentes, a esa masa que se autodenomina a si misma "excluídos" pero son un grupo de consumo más.
Es hora de que tanto ignorante maquillado de sabio cierre la boca, de que tanto facho con corazón de plastilna deje de llenarse la boca solo para mostrar el atuendo malvado y resaltar. También es hora que todos esos pseudos-socialistas que viven cómodos en su casa capitalista mantenidos por mamá y papá dejen de vestir de rojo solo porque queda bien. Si pensás, si creés, sabelo sostener. No digas blanco y negro el mismo día, en diferentes horarios y por diferentes canales. Respetate un poco más, no tengas miedo al que dirán o no dirán. Jugando a la hipocresía, solo lográs ser un mediocre payaso más

1 comentario:

Javes dijo...

Te olvidaste de Johnny Lindon.

Hoy por hoy no existen rebeldes. La globalizacion y el consumo nos convirtio a todos, queramos o no, en ciudadanos dependientes de un sistema que abarca hasta la vida privada.