Buscar en este blog

viernes, octubre 23, 2009

Viernes a la noche, otra vez.

¡Ay! Existían las máquinas del tiempo en mi pequeño cubículo, y de pronto era tan viernes a la ncohe, que se me dio por decirle domingo.

~

Se vienen, de a poco y en silencio, días extraños. Onceavamente por tres, soy tan poco disimulada para hablar. Se vienen días complejos, augurio altibajos, alguna que otra lágrima. All I need is a big dose of hugs. And time to be heard by others.

~

Ok, el futuro ya llegó. Breath Deeply honey, don't panic... too late.

~

Y encima de nuevo esos ataquecitos enfermos. La llaga nueva hierve bajo el dedo viejo amaestrado. De haber dado los pasos a tiempo, no estaríamos hablando de esto. Aunque quien sabe, tal vez tampoco estaríamos vivos.

~

Odio no salir los viernes a la noche. El encierro me está atormentando, algunas ausencias me están dejando demasiado aburrida... y el cartelito celeste nunca dice lo que yo quiero. No, ahora tampoco.

~

Imaginar esto, imposible. Siempre creí que, de ganar, nada podría tirarme de mi trono. Wrong. Los derrotados atacan, los recuerdos regresan, loud and clear. Digo los derrotados pero siempre rondará en mi mente la idea de una derrota inexistente, o, en ese caso, mía y de nadie más. Lo único mío y de nadie más. Blessed are the forgetful, como compraría un olvido para tomarme sin limón ni sal, y eliminar de mi memoria los causantes de algo que no se si es rencor, pero si marcas que condicionan mi pensar.

~

Y al fin y al cabo siempre es el mismo envase.

~

Y al fin y al cabo es viernes de nuevo.

No hay comentarios.: